Sin productos en tu cesta.

X

Aún no has añadido productos a tu cesta de la compra

Opción sólo disponible para usuarios registrados.

X

Inicia sesión o crea una cuenta, desde el botón

en la parte superior

Sin productos en tu lista de favoritos.

X

No has añadido productos a tu lista de favoritos. Usa el botón

que encontrarás en los productos

Sin productos en tu lista de comparados.

X

No has añadido productos a tu lista de comparados. Usa el botón

que encontrarás en los productos

Recupere aquí su contraseña

X

Escriba su correo electrónico más abajo. Recibirá un enlace para restablecer su contraseña.

* Campos Requeridos

Buscar en Infantil
Adulto
Adulto
Infantil
Infantil

Munich

Munich G-3 Kid Velcro

46,00 €

 20,00 €

Munich G-3 Kid Velcro

Azul/Plateado

Munich G-3 Kid Velcro

Azul/Plateado

antes 46,00 €

ahora 20,00 €

-57%

Munich G-3 Kid Velcro

Azul/Plateado

 
 

Munich G-3 Kid Velcro

Azul/Plateado - ref: 1515539


-57%

antes 46,00 €

ahora 20,00 €

-57%

Ficha técnica

Estas zapatillas Munich G3 para niño son aptas para pistas lisas y secas. G3 es la línea que posee los principales atributos de la marca, como confort y durabilidad. Y lo hace con la mejor relación calidad precio

 

Referencia: 1515539

Gama: media-avanzada

Lanzamiento: 1º trimestre 2015

Género: infantil

Composición y cuidado

Composición


Cuidado y mantenimiento

El objetivo primordial del cuidado de las botas sintéticas es protegerlas contra la humedad y la deformación.
- Para protegerlas contra la humedad es muy importante secarlas bien; la humedad es la principal causa de deterioro de las botas sintéticas.
- Las botas sintéticas tienden a deformarse con el tiempo, por eso se recomienda que al guardarse se haga con el relleno u horma que viene de serie dentro de la bota. En su defecto, usar papel de periódico enrollado.
1. Extraer las plantillas de las botas y lavarlas en el recipiente con agua con un poco de jabón.
2. Humedecer la bota y extraer la suciedad superficial que ésta tenga. Para la suciedad más incrustada, utilizar un cepillo de hebras suaves (cepillo de zapatos o cepillo de dientes) para no dañar el material de la bota. Frotar hasta que la suciedad desaparezca haciendo hincapié en las zonas de costuras y uniones entre materiales.
3. Una vez esté la bota limpia, la secaremos con una bayeta y dejaremos secar por separado botas y plantillas en un sitio seco, a temperatura ambiente y sin fuentes de calor que le puedan afectar.
4. En el caso de que se haya hecho una limpieza a fondo o la bota esté muy húmeda por la parte interior, se aconseja secar introduciendo papel de periódico enrollado, ya que éste absorberá dicha humedad.