¿Qué estás buscando?

Sin productos en tu cesta.

X

Aún no has añadido productos a tu cesta de la compra

Opción sólo disponible para usuarios registrados.

X

Inicia sesión o crea una cuenta, desde el botón

en la parte superior

Sin productos en tu lista de favoritos.

X

No has añadido productos a tu lista de favoritos. Usa el botón

que encontrarás en los productos

Sin productos en tu lista de comparados.

X

No has añadido productos a tu lista de comparados. Usa el botón

que encontrarás en los productos

Recupere aquí su contraseña

X

Escriba su correo electrónico más abajo. Recibirá un enlace para restablecer su contraseña.

* Campos Requeridos

adulto
infantil

Filtrar por
Loading...

Botas de fútbol para niño en suela FG

Las botas de fútbol FG para niño son botas concebidas para campos de fútbol cuya superficie tiene cierta consistencia y compacidad. El término FG proviene del inglés y significa terreno firme (Firm Ground), siendo el término firme sinónimo de estable, bien sujeto, en definitiva, de capa sólida de terreno donde se puede realizar un buen apoyo del pie del niño. Se clasifican dentro de este tipo de terrenos los de césped natural seco o incluso parcialmente helado.

El concepto FG o terreno firme como un césped natural seco no es bien comprendido por muchos practicantes de fútbol ya que no es habitual disponer de este tipo de superficies en nuestro país a excepción de zonas del norte donde abundan más. Y menos aún hoy en día dado que la mayor parte de los terrenos de juego no profesionales están construidos con céspedes artificiales. El término proviene de los orígenes del fútbol cuando este deporte, inventado en Inglaterra, se practicaba en pastos naturales que o estaban muy reblandecidos por la humedad y el agua (Soft Ground en inglés) o estaban secos y por lo tanto más compactos o firmes.

A diferencia de la suela AG que hace alusión a un tipo de terreno, el término FG hace alusión a una condición del terreno. Y la condición es que esté firme o compacto pero lo suficientemente penetrable por un taco de una bota de fútbol infantil. Si el terreno estuviese excesivamente compactado tal que no permitiese prácticamente la penetración de los tacos, entonces estaríamos hablando de un terreno duro o Hard Ground (HG) en inglés y este tipo de botas para niño no valdrían.


Al igual que con otro tipo de suelas, para el caso de las botas de fútbol FG infantiles, cada fabricante o marca de calzado de fútbol para niño diseña sus propios modelos intentando obtener la suela FG “perfecta” o aquélla que mayor rendimiento aporta al niño. Tampoco existe una normativa internacional que regule o defina los requisitos que deben cumplir este tipo de suelas aunque con el paso de los años todos han ido convergiendo a una suela FG para niños de unos 12-13 tacos aproximadamente de forma cónica o acuchillada. Cada marca intenta encontrar la configuración de suela que más se adapta a cada tipo de jugador estableciendo así diferentes suelas y composiciones según se trate de un jugador veloz (arranque, tacos tipo cuchilla transversales al movimiento,..), un centrocampista con una zona de pivotaje (tacos formando un círculo alrededor de la zona de pivotaje,...), etc.

Pero en definitiva, todos ellos pensados para aportar el agarre necesario al jugador en un terreno firme y un apoyo estable para el pie del niño.


Dado que el término FG se refiere a una condición del terreno y no a un tipo de terreno, la gran evolución que han sufrido los campos de césped artificial de última generación de hoy en día los hacen practicables para este tipo de botas de fútbol infantiles. Estos campos con longitudes de fibras superiores a los 7 cm y con rellenos adecuados de caucho o fibra de coco entre otros, permiten un apoyo y penetración correctos de estas suelas haciendo válido su empleo. No obstante, los fabricantes no las diseñan y construyen para soportar las fricciones de los materiales presentes en estos campos sintéticos por lo que su durabilidad es inferior. Los tacos más esbeltos tipo cuchilla así como las juntas de la suela con la parte superior de la bota del niño son los elementos que más sufren al no estar pensados para soportar la abrasión de estos terrenos. Por otro lado, este tipo de suelas en campos artificiales suelen clavarse más y por lo tanto agarran más al jugador al terreno, ya que disponen de menos tacos y de mayor longitud. Este exceso de agarre, en caso de que el niño no esté preparado físicamente, puede provocar lesiones indeseadas. También, un abuso de las botas de fútbol FG infantiles en céspedes artificiales no adecuados (antiguos o mal conservados) puede acarrear lesiones óseas plantares (fatiga de los metatarsianos, etc.) al no permitir que el taco penetre en el terreno y puncione por ende la base del pie del niño.